Emprendedores participaron en el segundo Start me up del año de la Cámara de Comercio e Industria de El Salvador, donde conocieron a dos jóvenes mujeres que han liderado y sacado adelante sus proyectos.

El presidente de la gremial, Javier Steiner, dio la bienvenida y animó a los jóvenes a echar a andar sus proyectos, ya que “hay mucho esfuerzo, pero mucha gratificación” en los resultados.

Compartiendo sus experiencias emprendedoras estuvieron Adriana Corcios, cofundadora de Denim Project, y Alejandra Barriere, Ceo de Tentis. Las empresarias compartieron con los asistentes su inspiración, los obstáculos que superaron y cómo han enfrentado los retos que acarrean sus proyectos.

 



"La chispa para Tentis fue cuando plasmamos las ideas, y nos animamos a participar al mercadito", contó Alejandra Barrieris, cuya empresa se dedica a comercializar personajes de las leyendas salvadoreñas.

La joven reconoció que le encanta "hablar de los fracasos porque cada fracaso te lleva al acierto".

Ante las consultas de los emprendedores, Alejandra les aconsejó insistir, “hacer tanto ruido para que los clientes te encuentren.

Por su parte, Adriana Corcios, que echó a andar un negocio de manufactura de jeans, narró cómo de adolescente buscaba involucrarse en el negocio de la panadería, y descubrió que no era su fuerte.

 "Creía que iba a poner una panadería, y es un fracaso que recuerdo de buena manera. Hay que reírse de los fracasos", explicó riendo.

Compartió que uno de los factores que la favoreció fue el elegir al compañero de negocios adecuado, quien la ha complementado en su empresa.

“En un compañero de negocios hay que buscar alguien que complemente y busque el mismo objetivo”.

Además, hizo énfasis en lo importante que es para los emprendedores unirse a programas de apoyo para conocer opciones de asocio.

Finalmente, Adriana aseguró a los asistentes: "Si te copian, es porque lo estás haciendo bien".